Volvi, por un rato

Me parece que el otro día este blog casi vacío cumplió 2 años… Creo que no escribo desde el cumpleaños anterior.

Así como los años pasan para mi blog, para mí también pasan. El domigo serán 27. Al pedo. Mucho más madura no me siento, a pesar de tener novio con el que convivo, trabajo de oficina y (desde ayer) un auto, de haberme ido de lo de mis viejos y haberme animado a probar suerte en Europa.

Me siento atrapada entre el “lo mejor está por venir” y el “ya se pasó la época de hacer locuras”. Me niego a ser como esa gente aburrida que sólo sabe hablar de casa, niños, impuestos y créditos, pero cada día veo más lejos el viaje con mochila

Sea como sea voy a empezarlo festejando, o más bien ahogando las penas en alcohol.

1 año de blog!

1 año de blog!

Hace más o menos un año empecé este blog.

Si bien no lo he cuidado tanto como merece el pobre hoy quiero hacerle este pequeño homenaje (?) para agradecerle por permitirme descargar mis frustraciones, compartir las pequeñas alegrías de una vida mediocre y en general darme esa satisfacción de compartir de forma semi-anónima cosas semi-íntimas/personales con el mundo ahí afuera.

La buena resolución de este año es escribir más seguido, aunque como toda resolución de año nuevo a los 2 días sabemos que no vamos a cumplirla.

Gracias a los que leen de vez en cuando!

copyright de la foto: googleé “1 year birthday” y se la choreé a algún otro blog

Business trip

Así que hoy tuve mi primer “viaje de negocios”. No es gran cosa, solo tuve que ir de Basel a Zurich a entrevistar un candidato.
Me sentí importante, “como la gente grande”, viajando en la primera clase del tren con los viejos de traje.
También me di cuenta que últimamente he estado dedicándole demasiado tiempo al trabajo, “como la gente grande”. La diferencia es que yo tengo un sueldo de pasante.
Claro que por algún lado se empieza, pero la pregunta es si vale la pena.
Cuando miro a esta gente son todos aburridos, leyendo el diario o repasando sus power point, nadie escucha música ni mira por la ventanilla.
No sé, es bastante triste. Me hace dar ganas de largar todo a la mierda y ponerme a fumar porro y estudiar filosofía.

Título opcional

Mi blog está tan abandonado que ni WordPress se acuerda de mi contraseña.

Es difícil ponerse a escribir con tantas boludeces de la vida diaria que le quitan a uno el tiempo. Al final, entre el trabajo, la tesis y que estos hijos de puta te obligan a ir a la escuela de manejo porque tu carnet no es válido, no te quedan horas para reflexionar sobre el origen del universo ni el sentido de la vida.

Me he propuesto escribir más seguido, aunque no pase nada interesante y aunque nadie lea lo que escribo, simplemente porque es lo que me gusta hacer.

Hasta la próxima

 

Varada

El fin de semana estuve bastante ocupada, así que recién hoy pensando un poco (y mirando el almanaque) me di cuenta de una cosa: el viernes se me venció mi pasaje de vuelta para Argentina.

Por supuesto que lo dejé pasar a propósito (es más barato comprar un pasaje ida y vuelta que uno sólo de ida), pero en su momento no me di cuenta.

Así que a más tardar ahora es oficial: estoy varada en Europa por tiempo indeterminado, sin pasaje de regreso.

Mi vida no cambió esencialmente, pero es bastante loco.

La vida es un largo río tranquilo

Nada, quise poner un título que sonara bien… es una película francesa moderadamente graciosa.

No me olvidé que tengo un blog, simplemente se juntaron varias circunstancias como un periodo en el que no tuve nada interesante que contar, que me fui de vacaciones y que ahora empecé a laburar.

Seguramente pronto pueda reemplazar mis quejas sobre los franceses con quejas o anécdotas coloridas o descoloridas sobre mis nuevos colegas suizos.

Hasta pronto, amiguitos!